Compartir Pagina

Después del airado reclamo del Secretario de Marina, quien exigió al Presidente una Ley para las fuerzas armadas, el Presidente envió a través de uno de sus incondicionales del estado de México, el Dip. Cesar Camacho, una iniciativa de Ley para regular el papel de policía de las fuerzas armadas. La iniciativa esta muy mal hecha, es atentatoria de las garantías individuales y notoriamente contraria a la Constitución. Muchos nos opusimos de inmediato a ella. Por todo el país muchas organizaciones se expresaron en contra de la propuesta de cederle la tarea de la seguridad publica, de la forma en que lo propone la iniciativa.
     Esta actividad motivo a que el Secretario de la Defensa, se inconformara ante el Poder civil, representado por el Presidente de México y dijera, para argumentar la necesidad de la permanencia en las calles del los militares, que en 10 años no han hecho nada por resolver el problema de la corrupción e ineficiencia de los cuerpos policíacos.

Independientemente si es cierta o no, esta es una gran critica a la política presidencial que nunca en publico o en privado un militar de tan alta graduación había hecho. Yo me imagino que si un soldado raso o un oficial de alta graduación dijera lo mismo del Secretario de la Defensa tendría que ser arrestado, si fuera oficial, seguramente degradado y pasaría muchos años en la cárcel, rompiendo piedra, pero el general Secretario critico abierta y duramente a su superior , el Presidente de México y nada paso. Al contrario, los políticos blandengues y pusilánimes que tenemos, en lugar de defender el tema de la civilidad de la prestación del servicio de seguridad publica y defender el carácter de comandante supremo de las fuerzas armadas del Presidente, se orinaron en los pantalones y de inmediato todos, los del PRI y el PAN, expresaron su acuerdo para que en un periodo extraordinario aprobar la inconstitucional iniciativa que he venido criticando.

     Esta situación tiene desde mi punto de vista varios lados. Primero, a mi me cae muy bien el General Cienfuegos, su valor, su firmeza, su lealtad; pero no le corresponde a un militar criticar, menos en publico a su superior, esto no puede ser permitido. Dos. El tema principal, deben las fuerzas armadas hacerse cargo de la seguridad publica del país? El tema lo contesto el propio secretario de la Defensa, cuando dijo que, ellos, los militares, no estudiaron para combatir narcos! Tiene razón! porque no estudiaron para policía; porque no tienen las habilidades para perseguir delincuentes; porque desconocen las leyes civiles; porque en su filosofía la tropa es totalmente disciplinada a las ordenes de sus oficiales y no discuten estas, aunque pudieran ser contrarias a la Ley; porque desconocen los trabajos de investigación y sobre todo, porque están capacitados para disparar a matar si no se les obedece. Por mi anterior articulo recibí muchas opiniones a favor del ejercito, básicamente por el repudio que hay en contra de los políticos. Tienen razón en lo que critican y tienen razón en reconocer el esfuerzo de las fuerzas armadas. Yo reconozco y alabo esa participación. Pero ese no es el punto. El tema es de diseño constitucional. Queremos ser un estado militarizado? Donde los que manden sean las fuerzas armadas? Donde las libertades no importen y sean violadas en aras de la seguridad del estado? Ese es el punto. Yo reconozco que se debe trabajar una legislación de transición que evite que nuestros soldados se sientan desprotegidos en su actividad extraordinaria como policía. Pero no que les de toda la responsabilidad o los considere como verdaderos policías, porque no lo son.

     Dice el Secretario de la Defensa que otros de los problemas del país es el nuevo sistema penal, ya que debido a el dejan los jueces libres a los delincuentes. Primero sabrá el General Cienfuegos que el gran defensor de este sistema fue el Dip. Cesar Camacho, quien a pesar de las protestas en contra, entre ellas la mía, impulso este modelo que nos impusieron los norteamericanos, sin importar que se les de demostró como fallo en Chile, en Guatemala y en el Salvador? Sin embargo es ley vigente y hay que respetarla. Cierto requiere mucha capacitación a los policías, para que cuando detengan a una persona no lo hagan violando sus derechos . Pero si los policías que están siendo capacitados para ello, no la aplican, si lo podrá hacer los militares que la desconocen? Por eso los jueces dejan libres a los delincuentes, porque los detiene sin orden de aprehensión, porque entran a sus casa sin orden de cateo, porque cuando los detiene no les explican sus derechos y no le permiten tener un abogado desde su primera declaración y porque no investigan y quieren a través de la tortura obtener información para demostrar que es culpable. Si es una lata observar estos procedimientos, pero son la base de un sistema democrático? Así funciona el sistema de pesos y contrapesos Mi General, que una autoridad jurisdiccional juzgue la constitucionalidad de los actos de otra. Así es el sistema del estado de derecho. Yo no quiero vivir en un estado que no respete la ley o las garantías, por hacer mas eficiente el combate al narco.

Hay otro punto que quiero tratar. Todos están equivocados, las fuerzas armadas y los cuerpos policíacos, porque han descansado el combate a la delincuencia en acciones de fuerza, militar o policíaca o combinados y ese no es el camino. El mismo General lo apunta, cuando señala que no es balazos como se vence a la delincuencia. Podremos llenar el país de bases mixtas y retenes en todas las carretera y caminos y no abatiremos el problema. Necesitamos mas trabajo de inteligencia. Darle seguimiento a los peces chicos para agarrar a los grandes. Aquí en México nunca hemos detenido a toda una organización. Siempre son golpes espectaculares, mediante los cuales detenemos a los cabecillas y no a toda la red criminal, esta queda intacta. Un día después de detenido el cabecilla, ya hay varios queriendo sustituirlo. Esto es así, porque todos están ansiosos por dar un golpe que alaben los medios, Todos quieren reconocimiento. Se requiere un cambio de estrategia, 70% inteligencia y 30% acción policíaca y militar. El trabajo de las fuerzas armadas combatiendo a los narcos debe ser eventual y transitorio. Se debe continuar con la formación y capacitación de policías federales. La carrera policial debe estar basada en el honor, la lealtad y en la carrera policíaca. Un cadete debe tener siempre la posibilidad de, a través del trabajo, la capacitación, la lealtad y la entrega, ser el jefe algún día; pero si las cabezas policíacas son siempre nombradas a través de compadrazgo y no promoción y reconocimiento, el problema siempre seguirá y nunca tendremos cuerpos policíacos eficientes , preparados y honestos. Se requiere además academias regionales para la formación y capacitación de policías municipales, mejores sueldos, prestaciones, carrera policíaca.

Desde que se creo el sistema de coordinación de seguridad nacional los recursos se destinan principalmente a patrullas, chalecos, armas, cámaras, etcétera, porque hay una enorme corrupción en ello, los sobre precios son una belleza para los corruptos. Por eso poco se destina a la carrera policíaca. Además no hay un sistema que de seguimiento a las labores estatales. De así el fracaso del a actual modelo policíaco. Creo que hay que meditar muy bien las medidas a tomar. Sin precipitación. Sin Miedo. Buscando alcanzar lo mejor para el país y tomando en cuenta las exigencias de las fuerzas armadas. Es un gran reto, que no se supera con la iniciativa actual.

 

Publicado el día Viernes 16 de Diciembre del 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *